Scroll to top

¿Cuáles son las lesiones meniscales de rodilla y su clasificación?


Aware's Editorial Team

0

minutos de lectura

Apuntes básicos

La rotura es la patología más frecuente dentro de las lesiones meniscales de rodilla, siendo su etiología principalmente traumática y relacionada con la actividad física o degenerativa. El mecanismo lesional clásico de producción en meniscos sanos es una incoordinación entre el movimiento de flexo-extensión y el de rotación.

Según sea el nivel, el deportista tiene distintas opciones de tratamiento, que deben ser proporcionadas por el especialista en función de las necesidades de una práctica amateur o profesional. En este video, el Dr. Sergi Sastre habla de cómo aproximarse al tratamiento de lesiones meniscales en deportistas, según sea su objetivo de recuperación.

 

 

El paciente refiere un movimiento de flexión o extensión brusco con el pie fijo en el suelo, que bloquea el mecanismo de torsión, impidiendo la rotación externa tibial en la extensión y la rotación interna en la flexión.

 

menisco

Mecanismo lesional de los meniscos, combinado flexión y rotación de la rodilla.

 

Las roturas del ME aparecen habitualmente por un mecanismo de flexión y rotación externa, la compresión del menisco provoca una rotura vertical que puede progresar hasta generar una rotura en “asa de cubo”.

menisco

Imágenes de rotura en asa de cubo meniscal, con fragmento meniscal luxado en intercóndilo y reducida.

 

Un trauma intenso en varo o valgo también puede generar lesiones, como la conocida Triada de O’Donoghue, en la que un trauma en valgo provoca una lesión del menisco interno asociado a la lesión de LCM y del LCA .

En meniscos previamente degenerados debido a la perdida progresiva de sus propiedades viscoelásticas, se producen roturas horizontales y de mayor complejidad, por tratarse de meniscos más rígidos y frágiles. Este tipo de roturas se producen más frecuentemente en el cuerno posterior del MI y en la mayoría de ocasiones no existe mecanismo lesionan claramente reconocido por el paciente.

 

menisco

Imagen de ruptura degenerativa del asta posterior del menisco interno.

.

También puedes leer

Clasificación

Las lesiones meniscales pueden clasificarse según morfología, localización, extensión y origen.

La clasificación morfológica, está basada básicamente en la morfología de la modificación sufrida tras la exposición al trauma siendo ésta una de las más utilizadas junto con la de la localización.

 

Menisco tabla

 

Rotura vertical o longitudinal (concéntricas)

Se producen en línea con las fibras circunferenciales del menisco y se encuentran paralelas al margen externo del menisco. En el MI las encontramos típicamente en los tercios medio y posterior y en el ME se pueden encontrar cuando hay una lesión asociada del LCA.

 

Asa de cubo

Son una forma exagerada de un desgarro longitudinal donde una porción del menisco se separa de la tibia y el resultado final es una parte central dislocada.

Son 3 veces más comunes en el MI que en el ME y pueden estar asociados con desgarros agudos del LCA, típicas de adultos jóvenes con antecedentes de bloqueo.

 

Rotura horizontal o en “boca de pez”

Se extienden desde el margen libre interno hasta la sustancia intrameniscal siendo las más frecuentes y comunes en personas mayores.

Estas roturas dividen el menisco en dos superficies: superior e inferior y en ocasiones pueden ir asociadas a una morfología más compleja, incluyendo lesiones pediculares. Tienen poca o ninguna capacidad de cicatrizar, existiendo cierta asociación con los quistes meniscales.

 

menisco

Imagen sagital de RNM, mostrando una lesión horizontal del cuerno posterior del menisco interno, que va desde el borde libre hasta la zona capsular.

 

Roturas radiales

Roturas verticales que ocurren más frecuentemente en la unión de los tercios posterior y medio y se extienden desde el margen libre interno hacia la periferia, siendo mas comunes en el ME y asociadas a menudo con lesiones del LCA. Si llegan a la periferia, seccionarán todo el menisco.

Son habitualmente traumáticas y ocurren en pacientes jóvenes y activos físicamente siendo típicas del tercio interno avascular por lo que tienen poco potencial de curación.

 

 

menisco

Imagen artroscópica de rotura radial en el tercio medio, posterior del menisco interno.

 

Roturas oblicuas

Desgarros verticales oblicuos de la hendidura que ocurren generalmente en la unión de las porciones posteriores y medias del menisco. En el caso de prolongarse pueden dar lugar a las conocidas como en “pico de loro”. Habitualmente se producen en el ME.

Pediculares

Fragmentos de un menisco roto, unido parcialmente al menisco y pudiendo migrar a cualquier posición dentro de la articulación. Estos fragmentos meniscales desplazados suelen provocar dolor y bloqueo de la rodilla por lo que el tratamiento suele ser quirúrgico.

Cualquiera de estos pedículos se puede desgarrar del menisco generando un cuerpo libre intraarticular.

 

menisc0

Imagen artroscópica de ruptura pedunculada del menisco externo.
.

.

Accede nuestro curso Knee Meniscos, Cruzados y Aparato Extensor

El sistema extensor y las estructuras de soporte son los principales responsables a nivel de la articulación de la rodilla de la marcha, por lo que su lesión es de manejo prioritario. En este curso, vas a dominar las lesiones más frecuente de la rodilla: meniscopatía, lesiones de ligamentos cruzados y aparato extensor.

Otras lesiones meniscales

Menisco discoide

Variante anatómica rara que afecta entre el 1,4% – 15% en el menisco externo, frente al 1% en el menisco interno. En comparación con un menisco normal, es de mayor tamaño y más grueso, que lo predispone a tener roturas en su espesor.

 

menisco discoideo

Imagen sagital de RNM mostrando un menisco externo discoideo.

 

La Clasificación de Watanabe las divide en 3 subtipos:

Tipo I o Completo; ocupa la totalidad de la superficie del platillo tibial externo.

Tipo II o Incompleto; ocupa parcialmente la superficie del platillo tibial externo.

Tipo III o de Wrisberg: variedad del Tipo II que no posee unión posterior a la tibia, su única fijación posterior es el ligamento de Wrisberg al cóndilo femoral interno.

 

Esuqema menisco

Esquema de los meniscos discoideos: Tipo I, completo, Tipo II incompleto, Tipo III, variante del II que carece de fijación posterior, sólo por el ligamento de Wrisberg.

 

Los tipos I y II suelen ser asintomáticos y sólo darán clínica al producirse una rotura. El tipo III al carecer de unión tibial posterior, puede generar una sensación de resorte con la flexo-extensión, pudiendo llegar a subluxarse, por lo que está indicado el tratamiento quirúrgico.

 

Quistes meniscales

Se trata de una estructura quística multilocular revestida de tejido endotelial sinovial. Es muy poco frecuente. Se suele asociar a roturas del menisco horizontales, aunque también se han descrito sin lesiones meniscales aparentes. Su incidencia es ligeramente mayor en el menisco externo.

Entre sus causas se encuentran la degeneración meniscal y los traumatismos. Clínicamente se presentan como una tumoración en la cara lateral de la rodilla, en ocasiones dolorosa y que aumenta de tamaño con la extensión y disminuye en flexión. En estos casos la RM puede ser de utilidad para el diagnóstico y aportar información sobre lesiones asociadas en el menisco.

 

menisco

Imagen coronal de RNM, mostrando quiste meniscal externo con lesión horizontal del menisco.

 

menisco

Imagen clínica de un quiste meniscal medial, menos frecuente que el menisco externo.

.

¿Te gusta? Compártelo en tus redes sociales