Scroll to top

Anatomía, etiopatogenia y clínica del Síndrome del Seno del Tarso. Todo lo que deseabas saber.


Aware's Editorial Team

0

minutos de lectura

Un poco de historia

El síndrome del seno del tarso lo describe por primera vez Dennis O´Connor en 1.958 como un cuadro doloroso persistente en el seno del tarso (ST) secundario a una entorsis de tobillo que puede acompañarse de contractura de los peroneos y que puede curarse con tratamiento quirúrgico. Posteriormente Brown  en 1960 lo consideró secundario a una hipertrofia de la grasa del seno del tarso por esguinces e inestabilidad subastragalina.

Basándome en la definición de síndrome que es el «conjunto de signos y síntomas que caracterizan un proceso morboso; estrictamente recibe el nombre de la enfermedad concreta cuando se conoce la causa» el autor opina que deberíamos hablar de «patologías del seno del tarso».

La revisión de los trabajos publicados y la propia experiencia del autor, nos lleva a pensar que deberíamos cambiar la denominación de síndrome, pues se trata de una serie de patologías que afectan a la articulación subastragalina, como el esguince de la misma con distintos grados de afectación y que denominaríamos laxitud subastragalina. Otras patologías causantes de dolor en el seno del tarso como los tumores, quistes sinoviales, etc. las describiremos con su propio nombre: quiste sinovial del seno del tarso, artritis gotosa de la subastragalina, etc.

 

Anatomía

El ST o túnel calcáneo-astragalino es una cavidad cónica situada entre la superficie antero-superior del calcáneo e inferior del cuello del astrágalo, se abre lateralmente delante del maléolo peroneo y termina medialmente detrás del sustentaculum tali (dirección posteromedial y anterolateral).

En su interior encontramos la anastomosis arterial entre la arteria tibial posterior y la arteria peronea, las structuras nerviosas, la cápsula articular, la sinovial, grasa y cinco ligamentos.

 

Seno del tarso

Situación anatómica de los ligamentos que forman parte del seno del tarso.

 

Los cinco ligamentos, que podemos observar en la foto anterior son el ligamento talocalcáneo o interóseo (ligamento en empalizada) marcado con el número 3, el ligamento cervical con el número 1, el medial (porciones inferiores del retináculo de los extensores ) con el número 2, el ligamento intermedio (porciones inferiores del retináculo de los extensores) con el número 4 y el ligamento lateral (porciones inferiores del retináculo de los extensores) el número 5.

Fuera del ST otros ligamentos actúan como estabilizadores de la articulación subastragalina, un ligamento medial, el ligamento deltoideo y un ligamento lateral, el peronéo-calcáneo.

 

Tarso

Ligamentos estabilizadores del seno del tarso

 

Las causas que provocan dolor en el ST son la lesión de sus ligamentos y su grasa y las lesiones articulares que se pueden producir después de un traumatismo, Kadpandji compara el movimiento del retropié con una articulación tipo cardan que trabajan con dos ejes perpendiculares entre sí.

 

Tarso

Cardán, con funcionamiento similar al conjunto que forman la articulación del tobillo y la articulación subastragalina.

 

Etiopatogenia

La causa más común del síndrome del seno del tarso (SST) es la traumática (70%), secundaria a un mecanismo de inversión, el 30% restante se reparte entre causas inflamatorias (espondiloartritis anquilosante, artritis reumatoidea, gota), quistes sinoviales y sinovitis vellonodular pigmentaria. Excepcionalmente también pueden ser su causa los sarcomas de origen sinovial y tumores óseos benigno y  las deformidades anatómicas en el pie cavo y plano.

En ocasiones se ha atribuido el dolor a la compresión del nervio peroneo superficial y a la implicación del nervio cutáneo dorsal intermedio y también se ha encontrado este síndrome asociado a lesiones del tendón del tibial posterior y acompañando al síndrome del canal tarsiano. Frey, Di Giovanni y Feder (1998) replantean la existencia del SST y consideran estas etiologías en si mismas.

El autor ha encontrado patologías que causan dolor en el ST, que ha resuelto con el tratamiento de las mismas, destacando el síndrome del canal tarsiano, laxitudes de tobillo, osteocondritis de astrágalo, tendinopatía de los tendones peroneos, osteocondromas de calcáneo, osteomas osteoides de calcáneo y gota entre otras.

Una clasificación etiológica del dolor en el seno del tarso lo dividiría en traumática, inflamatoria, degenerativa, tumoral, neuropática y idiopática.

  • Traumática.

Esguinces de la articulacion tibioperonea, esguinces de la articulación talocalcanea y fracturas.

 

Tarso

Fractura de astrágalo en su parte lateral en íntima relación con el techo del seno del tarso.

 

  • Inflamaroria

 

Tarso

Imagen intraquirúgica de depósitos en un paciente con artritis gotosa.

 

  • Tumoral.

 

Tarso

Tumoración ocupando el seno del tarso. Imagen macroscópica.

 

tarso 6

Tumoración ocupando el seno del tarso. Incisión y exposición de la masa.

 

tarso 7

Tumoración ocupando el seno del tarso. Delimitación.

 

Tarso

Tumoración ocupando el seno del tarso. Pasos en la extirpación.

 

tarso

Pieza extirpada.

 

tarso

Histología.

.

Iníciate en la artroscopia anterior de tobillo

Pulsa la foto para acceder

Foto Dr Francisco Javier Carrillo

La artroscopia de tobillo es una técnica que permite una recuperación más rápida. También nos permite conocer muchas más patologías del tobillo. Es importante relacionarla con la biomecánica. Esta técnica nos aportará conocer de una mejor forma, las lesiones ligamentosas así como las osteocondrales.»

Clínica

Signos subjetivos

El síntoma principal es el dolor en el ST que aumenta al bajar rampas y escaleras, a veces el paciente manifiesta que le falla el pie (inestabilidad) y en ocasiones lo relacionan con un antecedente traumático. En la mayoría de los casos el origen es insidioso y progresivo, intenso al inicio de la marcha y cede cuando caminan. Ocasionalmente duele en la cama después de deambulaciones prolongadas pero desaparece con el reposo y otros pacientes consultan por inflamación en la cara externa del pie.

Hemos observado un aumento del volumen de la grasa externa del ST en algunas mujeres jóvenes en los días anteriores a la menstruación, al igual que en el síndrome hídrico premenstrual de Hoffa.

En otras ocasiones el dolor se irradia proximalmente por los tendones peroneos e incluso hasta la sindesmosis tibioperonea, en menos ocasiones se irradia a la cara externa de la pierna. También encontramos enfermos que describen irradiación por la cara interna del pie y pierna e inflamación retromaleolar interna.

.

Foot & Ankle: Una historia sobre mentores, el retro y medio-pie

Pulsa la foto para acceder

Curso Pie Reumatico

 

El curso en línea de traumatología creado para que aprendas más rápido, con los más reconocidos expertos, videos en estilo documental interactivos y formación en línea que se adapta a tu estilo de vida, y no al revés.

Signos objetivos

Estos signos suelen ser dolor a la palpación del ST (siempre explorar el pie contralateral y comparar), inflamación blanda de la grasa del seno y aumento del dolor a la inversión del pie que aumenta con la flexión del tobillo.

 

Tarso 11

Inflamación blanda de la grasa del seno

 

Miralles distingue dos cuadros clínicos, el síndrome del seno del tarso (O’Connor) que cursa un dolor espontáneo a la inversión pasiva del pie, a la palpación a nivel del ST sin signos de inestabilidad radiológica y, la inestabilidad crónica de la subastragalina con dolor a la palpación en el ST que asciende por los tendones y músculos peroneos hasta la rodilla y se irradia desde detrás del maléolo peroneo a sus inserciones en el primer y quinto metatarsiano, además el paciente refiere sensación de inestabilidad. La inversión también provoca dolor y la palpación de los músculos peroneos se muestran contracturados.

 

Diagnóstico

Una vez analizados los síntomas subjetivos y objetivos el diagnostico se confirma, en la mayoría de las ocasiones, por la desaparición del dolor tras la inyección de 2 cc. de mepivacaína al 2% sin adrenalina.

 

Tarso

Imagen radiológico de la zona de infiltración

 

Tarso

Infiltración con 2cc de mepivacaina.

.

¿Te gusta? Compártelo en tus redes sociales

Centro de preferencias de privacidad