Scroll to top

La enfermedad de Sever en niños: Historia, diagnóstico y tratamiento.


Por Oscar Madruga, Podólogo.

0

minutos de lectura

Antes de comenzar… un poco de historia…

La enfermedad de Sever o apofisitis del calcáneo es descrita por primera vez por el Haglund en 1907 como una talalgia o dolor en talón crónico en los niños. Esta enfermedad se caracteriza por una inflamación dolorosa de la apófisis del calcáneo a una edad comprendida entre los 8 y los 12 años.

Apófisis del calcáneo. Scharfbillig RW, Jones S, Scutter SD. Sever´s disease: what does the literature really tell us? J Am Podiatr Med Assoc. 2008;98(3):212-23.

Al contrario de lo que muchas veces se dice, el calcáneo se origina a través de un núcleo de osificación primario y una apófisis posterior, como ocurre en el quinto metatarsiano. Esta apófisis surge en torno a los 7-9 años y está compuesta fundamentalmente de fibrocartílago. Termina su fusión con el centro de osificación del calcáneo a la edad de los 15-17 años en los niños y a los 13 años en el caso de la niñas. 

Respecto al Sever, se ha descrito una incidencia de un 2% a un 16% entre las lesiones musculoesqueléticas que afectan a niños, según el autor. Puede ser una afectación unilateral o bilateral, observando en los estudios una incidencia muy pareja, de en torno a un 50% de casos unilaterales y un 50% de casos bilaterales, aproximadamente.

A nivel etiopatogénico, la principal teoría consiste en microtraumatismos de repetición por la tracción a la cual está sometido la apófisis del calcáneo, debido a su unión proximal al tendón de Aquiles y a la unión plantar distal con la fascia plantar. Esta tracción continuada se ve aumentada por actividades como la carrera o el salto, lo cual produce la polifragmentación y microfracturas del cartílago, que muchas veces se visualiza a nivel radiográfico, y que se continua por el proceso inflamatorio.

También contamos con otra teoría más reciente que sugiere que la formación de esos fragmentos se asocia a microtraumatismos de repetición causados por las fuerzas de reacción del suelo durante el contacto del talón con el suelo en la fase de apoyo del talón durante la marcha, que se vería incrementando ante actividades deportivas de impacto. Por ejemplo, en el estudio de Becerro de Bengoa Vallejo R et al. (2011) observaron, de forma significativa (p < 0.001), que aquellos pacientes con la enfermedad de Sever con afección unilateral tenían un aumento del pico de presiones y del porcentaje de peso que soportaba el miembro afecto a la hora de compararlo con el miembro sano. También observaron dichos aumentos de la presión a la hora de comparar ese pie afecto del grupo Sever con el mismo pie de un sujeto del grupo control sano.

 

 

 

Pico de presión máximo durante la carrera (3 pasos) sin la ortesis con cazoleta (fila de arriba) y con la ortesis con cazoleta (fila de abajo) de un niño. Se observa la zona rodado en un cuadrado el área de presión máxima bajo el antepié y retropié en cada imagen. El color rojo representa la zona de presión más alta (> 1385 mmHg). Perhamre S, Lundin F, Klässbo M, Norlin R. A heel cup improves the function of the heel pad in Sever´s injury: effects on heel pad thickness, peak pressure and pain. Scand J Med Sci Sports. 2012;22(4):516-22.

También puedes leer

Una guía comprensiva para entender los síndromes canaliculares.
imagen Guia-comprensiva-para-entender-sindromes-canaliculares

Ahora hablemos del diagnóstico…

Normalmente se relaciona con infantes expuestos a una gran actividad deportiva, los cuales manifiestan dolor en uno o ambos talones mientras corren o caminan, localizando dicho dolor en la zona posterior del talón, cerca de la inserción del tendón de Aquiles a la región posterior del calcáneo. 

También existen otros factores que se han relacionado con la presencia de este síndrome en los niños como son el sobrepeso, el uso de un calzado inadecuado, una mala alineación del pie… Sin embargo la literatura no ha demostrado claramente que estos factores guarden relación con la presencia de este síndrome. Clásicamente se describe que el Sever se suele relacionar con una disminución del grado de flexión dorsal del tobillo y con deportes de impacto como fútbol o baloncesto. A nivel morfológico del pie, en la literatura se suele relacionar normalmente con la presencia de pie plano más que con otro tipo de morfologías. Pese a ello estos factores de riesgo todavía no han demostrado estar claramente relacionados con el desarrollo de esta enfermedad.

 

``El diagnóstico es fundamentalmente clínico, mostrando el niño a la exploración dolor si se lleva a cabo una compresión medial-lateral o pinzamiento de la región posterior del calcáneo``

— Oscar Madruga.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico, mostrando el niño a la exploración dolor si se lleva a cabo una compresión medial-lateral o pinzamiento de la región posterior del calcáneo. Normalmente va a referir que cuando lleva a cabo actividad física de impacto el dolor aumenta y tras la finalización de este disminuye. Si pedimos al niño que se ponga de puntillas puede referir molestias, aunque hay niños que refieren alivio si camina de puntillas.

 

Vídeo. Test de compresión latero-medial del calcáneo o calcaneal squeeze test.

Registra tu interés en nuestro curso más nuevo.

Foot & Ankle: Una historia sobre mentores, el retro y medio-pie. El curso en línea de traumatología creado para que aprendas más rápido, con los más reconocidos expertosvideos en estilo documental interactivos y formación en línea que se adapta a tu estilo de vida, y no al revés.

Curso Pie Reumatico

El diagnóstico diferencial se debe realizar con contusiones o edemas óseos, fracturas del calcáneo, coalición tarsal, procesos inflamatorios tendinosos, Os trigonum, osteomielitis hematógena, enfermedades reumatológicas como la artritis reumatoidea infantil, procesos tumorales benignos o malignos óseos o cartilaginosos y neuropatías.

Para ello es necesario llevar a cabo una buena anamnesis y recoger datos acerca del inicio del dolor, momentos en los que dicho dolor se manifiesta (con la actividad o en reposo), si el dolor mejora con reposo, enfermedades asociadas, dolor unilateral o bilateral, si ha habido algún proceso traumático desencadenante. Y también es necesario en muchas ocasiones realizar alguna prueba complementaria para descartar otra serie de procesos a través de radiografías , ecografía, resonancia magnética o TAC y/o analítica de sangre.

Cabe mencionar que a nivel radiográfico se describe en la literatura diversos signos radiográficos como la polifragmentación de la apófisis del calcáneo, presencia de esclerosis, bordes lisos entre las superficies del núcleo de osificación y la apófisis del calcáneo y una separación asimétrica entre los fragmentos de la apófisis.

Sin embargo en la literatura también se describe que estos signos no son constantes y que en ocasiones el talón que no presenta sintomatología, en casos unilaterales, presenta peores signos radiológicos que el sintomático o que el sintomático no presenta alguno o ninguno de los anteriores signos descritos.

Imagen de XR

Imagen radiográfica del calcáneo con presencia de polifragmentación y esclerosis del hueso, una imagen que puede estar presente en niños sanos asintomáticos, por lo que no es diagnóstico de la enfermedad de Sever. Hendrix CL. Calcaneal apophysitis (Sever Disease). Clin Podiatr Med Surg. 2005; 22(1):55-62.

… Y hablando de síntomas…

Los síntomas de esta enfermedad normalmente acaban en el momento de fusión de la apófisis al núcleo de crecimiento del hueso, por lo que el tratamiento se centra esencialmente en disminuir y eliminar el dolor hasta que dicha fusión tenga lugar. 

Para ello normalmente es necesario disminuir las primeras semanas la actividad deportiva, además de llevar a cabo un tratamiento antiinflamatorio para disminuir el dolor y un tratamiento ortopodológico para apaciguar los síntomas y sobre todo controlar los mecanismos que están generando dicha clínica (fuerzas tensiles del tendón de Aquiles y fuerzas compresivas bajo el talón) a través de ortesis plantares. Dichas ortesis normalmente van a tratar de concentrar la grasa plantar del talón bajo el calcáneo a fin de disminuir las fuerzas de reacción del suelo mediante el uso de una cazoleta alta y un talón con forma cóncava, además de añadir una pequeña talonera que trate de disminuir las fuerzas tensiles soportadas por el tendón de Aquiles.

Además de este tratamiento de primera línea, que tiene como fin controlar la sintomatología y los mecanismos etiológicos de la talalgia, también está indicado la pauta de estiramientos de la musculatura posterior a través de fisioterapia con el fin de disminuir la tensión que el tendón de Aquiles genera sobre la apófisis del calcáneo.

También podemos ayudarnos de diversos vendajes para aliviar la sintomatología hasta que el paciente disponga del tratamiento ortopodológico.

Finalmente, quiero mencionar que los dolores de crecimiento no existen, el tratar de justificar un dolor como algo natural por el crecimiento es simple y llanamente una forma de tratar de explicar y justificar aquello que desconocemos en base a un proceso que a priori es indoloro. Por tanto, los dolores de crecimiento no existen y todos los dolores tienen o deberían tener una explicación.

Sobre el autor.

Oscar Madruga

Colaborador

Podólogo

Conoce al autor.

Oscar Mardruga es Podólogo en Clínica Hermosilla S.l. con 3 años de experiencia, la mayor parte de ella en el campo de la biomecánica, la ortopodología, podología infantil y diagnóstico por imagen. Podólogo Interno Residente en la Clínica Universitaria de Podología de la Universidad Complutense de Madrid (enero 2017 – diciembre 2018) y colaborador en la Docencia Práctica de la Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología para las enseñanzas Prácticas Clínicas del Grado en Podología en la Clínica Universitaria durante los cursos académicos 2017 y 2018.

Máster en Investigación en Podología por la Universidad Rey Juan Carlos. Título Propio en Ecografía Diagnóstica en Patología de Tobillo y Pie por la Universidad Rey Juan Carlos. Doctorando en Ciencias de la Salud por la Universidad Rey Juan Carlos.

Imagen del banner por Nino Liverani on Unsplash

  • Bibliografía:
  • Hendrix CL. Calcaneal apophysitis (Sever Disease). Clin Podiatr Med Surg. 2005; 22(1):55-62.
  • Scharfbillig RW, Jones S, Scutter SD. Sever´s disease: what does the literature really tell us? J Am Podiatr Med Assoc. 2008;98(3):212-23.
  • Scharfbillig RW, Jones S, Scutter S. Sever´s disease: a prospective study of risk factors. J Am Podiatr Med Assoc. 2011;101(2):133-45.
  • Becerro de Bengoa Vallejo R, Losa Iglesias ME, Rodríguez Sanz D, Prados Frutos JC, Salvadores Fuentes P, Chicharro JL. Plantar pressures in children with and without sever´s disease. J Am Podiatr Med Assoc. 2011;101(1):17-24.
  • James AM, Williams CM, Haines TP. Effectiveness of interventions in reducing pain and maintaining physical activity in children and adolescents with calcaneal apophysitis (Sever´s disease): a systematic review. J Foot Ankle Res. 2013;6(1):16.
  • James AM, Williams CM, Haines TP. Effectiveness of footwear and foot orthoses for calcaneal apophysitis: a 12-month factorial randomised trial. Br J Sports Med. 2016;50(20):1268-1275.
  • Perhamre S, Lundin F, Klässbo M, Norlin R. A heel cup improves the function of the heel pad in Sever´s injury: effects on heel pad thickness, peak pressure and pain. Scand J Med Sci Sports. 2012;22(4):516-22.

¿Te gusta? Compártelo en tus redes sociales

Centro de preferencias de privacidad